Dakota E. Wellesley

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dakota E. Wellesley

Mensaje por Dakota E. Wellesley el Lun Ene 14, 2013 10:40 am

Wellesley, Dakota Eden
Ashley Benson || 20 años || Socialité || Heterosexual


Datos
» Apodos Koty, rubia, linda, loca, entre otros.
» Nacionalidad Estadounidense.
» ¿Turista o Residente?: Residente
» Trabajo: Vive de papá y está en plena carrera de Artes.
» Clase Social: Muy alta.
» Secreto:
»Sabe de la infidelidad de su padre hacia su madre. Lo descubrió por pura casualidad, aunque ya tenía sospechas desde el mensaje.
»Odia a su padre por algo que hizo hace bastante tiempo, cuestión que la lastimó tanto que ya no volvió a ser la misma, por lo menos, no interiormente.
» Le gusta hacer creer a los chicos que está "loca", cuando en realidad, nada está más lejos que eso.
» Aún guarda una foto de su primer y único amor, lo ve muy cursi, pero no puede despegarse de ella.
Otros
» Gustos
» El clima frío.
» Ver caer la lluvia.
» Leer al aire libre.
» Las cerezas y las fresas con chocolate, ama esa combinación con su vida.
» Escuchar a su hermano tocar el piano.
» Dibujar paisajes y/o retratos.
» Desconectarse del mundo cuando escucha música.
» Los bosques. No hay nada mejor para Dakota que un amplio y puro bosque, allí se sentiría una ser completamente libre.
» Los lujos, como todo.
» Odios
» Ver a Daniel triste.
» Que le digan "linda". Le dan ganas de ahorcar a alguien. ¿Qué no se aprenden los nombres o qué?
» Que se metan con cualquiera de sus hermanos. Aunque sean mayores que ella, a veces hace el papel de madre.
» Muy remotas veces le disgusta Anthony, el mayor de todos los hermanos; pues, siente que quiere guiarla en todo y siempre le dice que debe y no debe hacer. Ella hace como que lo acata, pero, luego hace lo que le da la gana.
» Hobbies&Manias
» Salir a trotar todas las mañanas.
» Nadar por las noches en la piscina de su mansión.
» Consentir en demasía a la mascota de Daniel (anteriormente de David).
» Salir a pasear con Deraine, su gata.
» Despeinarse el cabello cuando está molesta.
» Arrugar la nariz o torcer los labios cuando está nerviosa, incómoda o fastidiada.
» Levantar la ceja izquierda cuando quiere saber algo, se queda pensativa o mientras pinta, parece ser una maña de la familia.
» Fobias
» Perder a cualquiera de sus hermanos. Lo vería como el fin de su vida.
» Se puede decir que le tiene mucho miedo a su padre por lo que le ha demostrado que puede hacer, se siente presionada por él.
» A las arañas. Puede tolerar cualquier otro bicho, pero una araña jamás.
Psicologíco
“¿Qué estás haciendo?”
“No lo sé, simplemente me dio por pegarle al poste de luz… ¿Algún problema?”

El comportamiento de Dakota es contradictorio, por no decir demasiado extraño. Puede que ahora esté risueña y se comporte como pajarito contigo y, al momento siguiente, esté como una energúmena pegándote con lo que se encuentre en el camino, así es ella con su encanto peculiar y nadie la hará cambiar porque simplemente quiere ser así. Digamos que la rubia, por otra parte, es el “alma de la fiesta”, le gusta andar de chiste en chiste por la vida y hacer reír a los demás, le causa cierta tranquilidad en el corazón desde siempre, aunque esa necesidad se fue intensificando desde el fatídico día de accidente de su hermano, aunque ella diga y perjure lo contrario. Se ha vuelto más despreocupada de la vida, pero eso solo para aparentar estar bien, ya que, aunque tiene las mismas cosas, los mismos buenos amigos y los mismos lujos, sabe que ya nada es igual. Puede parecer odiosa, pero no encontrarás a la vuelta de la esquina alguien tan amigable como ella, siempre trata de socializar con todos, ya que, le gusta andar de aquí para allá con diversas conversaciones y en grupos grandes.


“¡Dakota, te estoy hablando!”
“¡Dios mío! Grillos a esta hora del día, que horror.”

Si hay algo de su personalidad que jamás podrá negar, es eso de ser sumamente rencorosa, si le has hecho algo, mejor ve preparando la pancarta con el enunciado: “Perdóname, querida mía. No fue mi intención” y la coloques en la entrada de la universidad antes de las 24 horas de haber ocurrido el incidente, tal vez así no se ponga tan dura como otras veces; al haber sido criada entre lujos y más lujos, es sumamente caprichosa y no te hablará hasta que hagas lo de más arriba o simplemente te arrodilles a pedirle perdón, así de sencillo, lo tomas o lo dejas. Aunque lo hace muy sutilmente, manteniendo la filosofía de “el que persevera vence”, siempre consigue lo que quiere, así le cueste un millón de años obtenerlo, pero sabe que algún día estará en su mano, porque está segura de que para ella, nada es ni remotamente imposible, sabe que puede conquistar la cima del cielo con tan solo chasquear los dedos, sin embargo, nunca admitirá si le ha costado conseguir eso que tanto deseaba, naturalmente, perjura que lo que ansiaba tarde o temprano llegaría a ella de una forma u otra.


“¡Koty! Deja de halarme las mejillas.”
“¿Por qué? Tú cara parece chicle, es divertido estirarla.”

Cuando está junto a Daniel, no puede ser más divertida ni positiva. Puede pasarse la vida entera intentando hacer que él le regale su radiante y hermosa sonrisa, porque para ella, su hermano es el hombre más hermoso del mundo, aún por encima de su otro hermano o su mismo padre. La rubia es capaz de dar la vida por él aunque nunca lo admita ni en sueños, aún más después de la muerte de David, el hermano mayor al que le guarda un profundo respeto sin importar su estado. Dakota suele vivir y pensar por y para Daniel, ya que lo adora y protege, incluso, inconscientemente, por lo menos hasta que vuelva a hacer el mismo de antes, claro, quitando algunos detallitos de su anterior personalidad devastadora; vive la vida contándole chistes a su hermano, con la esperanza de que se ría a carcajadas de sus ocurrencias y desvaríos cada vez que se lo encuentra por un pasillo.

“¿Estás loca?”
“¿Es que no puedo escribir en la pared?”

Cualquiera que la viese, diría que está loca y también que es infantil; eso es exactamente lo que la iluminada rubia pretende, hacer creer a todos que es estrictamente así y no cambiará. Digamos que esta pequeña porción de su psique, es un mecanismo de autodefensa contra todos, sobre todo chicos, ya que sabe que ellos no se acercarán a ella al ver este comportamiento, o al menos eso cree, no quiere ser lastimada como la última vez que tuvo una relación. Dakota solía ser siempre de las niñas más serias y sinceras del mundo, pero todo cambió luego de aquello que la dejó bastante mal cuando apenas era casi una jovencita; no es que ahora no sea sensata y profunda, pero esa parte ahora solamente la muestra con quién tiene más confianza, el resto del tiempo, muestra ese escudo creado por las circunstancias. Quizá no se vea lo suficientemente prudente como para dar consejos, pero cuando lo hace, le aplica esa chispa de confianza que no todos suelen tener, ella no dice las cosas en vano.


“¿Qué te sucede?”
“¿A mí? Nada”

Algo que la destaca, es su acentuada habilidad para decir mentiras, o actuar, por descripción más decente. Dakota es muy positiva, por no decir demasiado, así que siempre intenta que los demás no se enteren cuando le sucede algo, pues odia que se preocupen por ella, tiene muy presente que ella puede resolver delicados asuntos con su propia cabecita e ingenio. Detesta hasta la muerte que se metan en su vida, pero claro, eso no se aplica a su mejor amiga, de resto, mejor que los demás se vayan colocando sus armaduras si es que pretenden analizarla y saber qué es lo que hace. La mayoría del tiempo, la rubia prefiere guardarse sus pensamientos para ella misma, y no es porque sea introvertida, sino que prefiere ser diplomática con los demás, no andarse ganando rivales y/o enemigos por decir la verdad, podrá verse hipócrita, pero la verdad es que está muy lejos de ello.


“¿Cuánto te has sacado?”
“Toda la puntuación.”

Al ser una estudiante de arte, tiene la imaginación bastante presente, es ingeniosa e inteligente. Se destaca principalmente en la pintura y la escritura, viendo a través de estos, un medio para desaparecer del mundo por algunas horas, piensa que liberarse por medio de estas expresiones, es mucho mejor y más seguro que contárselo a cualquiera que no sea su almohada, ya que, tiene bien presente la frase de: “Se es dueño de lo que se calla y esclavo de lo que se dice”. Esta cualidad no suele traerle problemas, pero cuando siente que no puede descargarse como comúnmente hace, estalla en miles de pedazos, soltando todo lo que lleva adentro frente al espejo, estos episodios pueden ser con lágrimas o palabras, hasta ahora nadie ha descubierto esa peculiar forma de desahogarse.

¿Amor? Uh, para ella eso está cancelado y transmutado. Dakota jura y perjura que desde lo que le pasó cuando tenía quince, jamás volverá a enamorarse, ni siquiera platónicamente. Trata de ocultarlo de todos, pero aún tiene la herida fresca en su corazón y en su alma, algo que la hace débil en distintas circunstancias y trata de luchar contra ello; nadie de su familia (excepto su padre) sabe de ese suceso, y ella espera que siga así; sin embargo, que no quiera volver a sentir aquel sentimiento, no quiere decir explícitamente que no le guste alguien, sabe que tarde o temprano llegará el despampanante espécimen que la hará sentir "arañas" en el estómago.

Historia


El “hubiera” no existe, y eso no se cansan de repetirlo.

La joven rubia nació una noche fría del 3 de enero hace ya veinte años, el invierno aún estaba en su apogeo, como identificando a la blanca niña que se encontraba naciendo en ese momento; Dakota se posicionó como la única niña y la última de los presentes Wellesley, una reconocida familia de en Los Hamptons, cuyas generaciones, vivían entre el provecho, las buenas costumbres y el honor. Fue la más mimada de su clan, al ser ella la más pequeña y preciosa jovencita con ese apellido tan pesado. Siempre vivió rodeada de lujos, creyendo que eso era lo mejor de la vida, despotricando y siendo cruel con todos los que, según ella, no merecían ni mirarla, justamente siguiendo el mismo paso que sus hermanos, pero supo detenerse a tiempo, gracias a él, su primer, último y único amor, desde los quince años hasta el momento. La rubia creyó que podría seguir con su carácter ácido que llevaba hasta el momento, pero era tal la atracción hacia ese chico, que en cuanto él le recalcó lo mala persona que estaba siendo, ella jamás volvió a ser la misma. Al notar ese cambio tan repentino, el chico empezó a fijarse en la amigable y linda chica que había debajo de todas las inverosímiles caretas que utilizaba; empezaron a verse más a menudo y a salir a cualquier sitio lejos de la zona de gente de poder, pues había un notable problema: el joven que tanto le gustaba a la rubia, no poseía un apellido de oro, ni tampoco una cadena de hospitales, pero sí su corazón.

Lamentablemente, su padre empezó a preocuparse en demasía por ella, por lo que, contrató algunos detectives privados para seguirla a donde fuese sin que ella se diese cuenta, descubriendo así, que su hija se estaba viendo con un niñito que, según su pensamiento, no tenía donde caerse muerto. Discutió con Dakota por esa razón, siendo ellos los únicos que sabían del asunto; la rubia le contestó muy mal a su padre antes de dar fin a la cuestión, pero Christopher no era benevolente, tampoco tonto. Procurando no ensuciarse las manos, planeó un pequeño incidente, que terminaría por dejar ciego al pobre chico, y a la madre mudarse muy lejos de la ciudad, no sin antes, recalcarle a Dakota que por su culpa, él había quedado así. Ella quiso seguirlo allá a donde iba, pero se dio cuenta con impotencia de que no podía hacer mucho más que llorar y preocuparse, culpando de todas las desgracias a su padre. No volvió a saber de ese chico, pero piensa constantemente en él.

Años después del incidente, Dakota no se imaginaba que pasaría por algo igual de horrible. Gracias a los excesos que sus hermanos llevaban, creyéndose invencibles, David resultó muerto en una de las tantas fiestas que organizaban los universitarios. Este hecho le pegó muy fuerte, perder a un hermano no era fácil para nadie, pero sabía que ella no era la más afectada. Su rubio hermano cambió totalmente su manera de ver la vida, algo que resultó bastante bueno, pero la joven estaba consciente de que la vida de Daniel pasaba en vano sin su mellizo. Se dedicó a acompañarlo allá a donde fuera, con la esperanza de hacer que volviese a sonreír como siempre lo hacía antes, afianzando así, su relación de hermanos.


También está el tema más extraño y tergiversado de todo esto: El bendito mensaje. Un mensaje desconocido pero tan impactante que dejó a Dakota pensado toda la noche, causando que se desconcentrara un poco en las clases. Un mensaje que puso un principio y un final a la vida de los Wellesley. Dakota creyó que su mundo se le venía encima o que era una broma, mucho más después de recibir la noticia de la muerte de David. Su padre, si cabe, fue mucho más estricto con sus hijos mostrando la frialdad con la que está hecho. Intentando mostrar aquella perfección familiar que, desde el accidente, dejó de existir o más bien, aquella perfección que nunca caracterizó a la familia adinerada y conocida de Los Hamptons.



Familia
Familiares Cercanos

Christopher Paul I Wellesley (padre) : Es un hombre frío, reservado, educado, culto y autoritario. Triunfador, lleva una cadena de hospitales privados, cadena que se extendió por todo el país. Reconocido cirujano, de ahí la gran fama de todas sus clínicas. Consintió a sus hijos en todo y más, pero era y es demasiado duro con ellos. Quiere que sean gente de provecho, y por eso siempre suele presionarlos con su futuro, Dakota no fue la excepción. Su padre fue el principal responsable de la pesadilla que vivió cuando tenía quince años.

Charlotte Anne Wellesley (madre): Es diseñadora, muy conocida en Australia (su país natal). Al Igual que su marido, es una mujer triunfadora, culta y reservada. Le gusta mantener la compostura y que sus hijos se comporten como auténticos muchachitos de clase alta. Demasiado fría y distante. Adora la elegancia y el alto standing. Dakota, a pesar de ser la única niña en la familia, nunca tuvo mucho contacto con su madre, más bien, siempre fueron las niñeras quiénes la atendían.

Anthony Paul Wellesley (hermano mayor): Anthony y Dakota se llevan muy bien, por lo menos, aparentemente. Ante los ojos de los demás, no hay un chico más consentidor con Koty que el mismo Anthony, la realidad es que él espera muchas cosas de su pequeña hermana, pues es bastante perfeccionista. Altanero, egocéntrico y arrogante; se cree perfecto, porque así lo es, como todos los Wellesley. Se sacó la carrera de Administración de empresas y de medicina, sabe que es el orgullo de su padre.

David Thomas Wellesley (El mellizo mayor -fallecido-): La relación que tenía con este, era de infinito cariño. David no se cansaba de decirle que era su “princesa”, sin embargo, siempre hubo algo de él que no le gustaba. Dakota nunca fue fiestera ni arrojada a la vida, en cambio los mellizos sí. No se imaginaba que esa sería la razón de su muerte, desde ese entonces, no hace más que preguntarse cómo hubiesen ido las cosas si ellos no hubiesen sido de esa manera.

Daniel Christopher Wellesley (El mellizo menor): Si bien, la relación desde siempre fue bastante buena, jamás había llegado a los parámetros que cruzó luego de la muerte de David. La rubia no descansa si de tratar de hacer sonreír a Daniel se refiere, sabe y siente que está decaído y si no lo ayuda, puede caer en algo mucho peor. Tiene una extraña conexión con él desde el incidente, permitiéndole identificar en qué momento se está desmoronando por dentro.
Otros Datos

» Actualmente, sospecha que su hermano anda muy raro, hasta le bromea constantemente preguntándole "¿Estás enamorado, picarón?", sin saber que es cierto.
» Le encantaría mudarse a un bosque.
» Tiene un auto que usa una vez a la cuaresma, ya que le gusta caminar.
» Quisiera teñirse el cabello de negro.
» Tiene una gata, Deraine, que se lleva bastante bien con el Can de Daniel.
» A veces siente deseos de trabajar, pero, eso solo se lo reserva para ella.
» Desde pequeña tuvo una fijación por las Artes, algo que su madre aplaudió bastante.
» Los Welesley tienen unas propiedades en Australia, las cuales, Koty conoció cuando tenía diez años. Quisiera volver allá, tal vez, para quedarse.
» Ha rechazado a cuanto chico le ha pedido una cita, y no es porque no le gusten, claro, sino porque los ve a todos tan iguales como copias. Está bastante clara de qué es lo que quieren todos.

» Thanks Wondié♥

What are you hiding?

El secreto mejor escondido es aquel que sale a la luz a tiempo y se olvida con facilidad. No te olvides que observo cada paso que das.
Modelo De haber leido las Reglas prteciente a la administracion, cualquier uso de esto fuera del foro sera denunciado como plagio
avatar
Dakota E. Wellesley
Estudiante εïз Socialité
Estudiante εïз Socialité

Mensajes : 47
Dinero : 54292
Fecha de inscripción : 14/01/2013
Edad : 24
Localización : The Hamptons
Empleo : Estudiante de Arte (Cofcofconganasdetrabajarcofcof)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dakota E. Wellesley

Mensaje por Synnielle A. Rhytmess el Lun Ene 14, 2013 4:42 pm

Ficha Aceptada
Bienvenido al Foro nuevo Usuario.
Recuerda realizar tus cronologías y relaciones.
Mantente activo ya que si no es asi tus regstros seran liberados.
Recuerda que todos son victima de "Revenge" por ende cuidate las espaldas.


la lacura es un cierto placer que solo pocos conocemos
;">"… Doctor, los locos solo somos otro cosmos, con otros otoños, con otro sol. No somos lo morboso; solo somos lo otro, lo no ortodoxo. Otro horóscopo nos tocó, otro polvo nos formó los ojos… Nosotros somos los locos. Otros son loros, otros, topos o zoólogos o, como vosotros, ontólogos. Yo no los compongo con shocks… no los rompo, no los normo…" ;;
avatar
Synnielle A. Rhytmess
Estudiante εïз Socialité
Estudiante εïз Socialité

Mensajes : 174
Dinero : 56368
Fecha de inscripción : 03/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.