Eleanor G. Jones ▬ ID.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Eleanor G. Jones ▬ ID.

Mensaje por Eleanor G. Jones el Dom Ene 13, 2013 3:27 pm

Jones, Eleanor Gisele
Cara Delevingne || 21 años || Dirty Student || Heterosexual


Datos
» Apodos.
► Elle.
► El.
► Rubia.
» Nacionalidad.
► Irlandesa.
» ¿Turista o Residente?.
► Residente, no por mucho tiempo, o eso cree ella.
» Trabajo.
► Estudiante.
► Ocupada en la tienda de discos.
» Clase Social.
► Media - alta.
» Secreto.
Anorexia y/o bulimia. Eleanor tiene problemas alimenticios, que ha acarreado desde hace un par de años atrás, incluso más. Ha querido dejar de tenerlos, pero es algo más fuerte que ella. Su estómago, ahora, no permite demasiados alimentos pesados; por lo que, pueden haber veces que debe ir al baño, con urgencia, y vomitar todo lo que ha comido; razón por la cual, prefiere comer cosas simples, en cantidades pequeñas.
Se siente atraída hacia su hermanastro. A veces son cosas que pasan, teniendo en cuenta que ninguno de los dos, lleva la misma sangre del otro; pero Eleanor no ha podido evitar mirar de otra manera, al hijo de la actual esposa de su padre. Incluso tiene su nombre escrito varias veces en su cuaderno de apuntes universitarios; aunque normalmente lo esconde bien, para que nadie lo vea.
Otros
» Gustos
► El chocolate, en todos sus tamaños, colores y/o presentaciones.
► El olor a pasto húmedo o recién podado.
► La lluvia, por supuesto; y el sonido que hacen sus gotas, al chocar contra el cristal de la ventana.
► Pasar tiempo con su padre, por muy pequeño que sea. Y aún más, pasar tiempo con su hermano.
► Caminar por el parquesito cercano a su casa; y relajarse, sentándose debajo de la sombra del gran árbol del lugar.
► Los ojos grises, y las sonrisas torcidas; de los chicos.
► La música a todo volumen, saliendo por sus audífonos hasta sus oídos.
» Odios
► El ruido atronador que pueda sacarla de sus pensamientos.
► Llenarse de barro, los pies; o cualquier parte de su cuerpo; cuando las calles están mojadas.
► Su madre, y su manía por querer controlar su vida.
► Las arañas, avejas y avispas. En general, cualquier insecto. De hecho, cualquier animal que se le acerque.
► La mentira y la hipocresía; sobre todo, si las usan con ella.
► Su hermana, y su personalidad tan vivaz y chispeante; que la carcome.
► La comida, aunque sea un disgusto que le ha dado, por sus actuales problemas alimenticios.
» Hobbies&Manias
► Salir a bailar, cuando tiene tiempo; con sus amigos.
► Leer y jugar con su cabello, mientras lo hace.
► Morderse el labio inferior, cuando se pone nerviosa.
► Sonreír.
► Sentarse en el alfeizar de su ventana, y mirar hacia afuera; cuando llueve.
» Fobias
► Los insectos pequeños, grandes, gigantes, de colores, blanco y negros; y todo animal, a decir verdad.
► Engordar; quizá más por miedo a las críticas de los demás, que por ella misma.
► Sentirse desplazada por su hermana, a los ojos de su papá.
► Que su hermano sepa sobre sus problemas; porque sabe que le decepcionará.
Psicologíco
Nunca conocerás a nadie como ella. Simple, y de fácil comprensión.

Si la conoces bien sabrás que es una chica divertida. Una chica cariñosa y protectora. Pero ¿Quién es Eleanor? Sin duda no hay palabra que defina por completo a la rubia. Ella es muy peculiar en muchos aspectos. Siempre fue observadora, además de ágil y sagaz. Su educación fue excelente, por lo que sus modales también, aunque eso no evitó el hecho de que desarrollara una personalidad fuerte e indiferente. Jamás le prestó demasiada atención a los insultos o conflictos que podían tratar de crear con ella, sino que se centró en sus propias metas. Y eso la convirtió en una persona confiada, capaz, decidida. O eso quiso aparentar, hasta que empezó a fallar.

En cuanto a la amistad, cuando alguien se gana su corazón y ella ve que puede confiar plenamente; está dispuesta a saltarse sus propias reglas. Da mucha importancia a la amistad y sobre todo a la fidelidad de esta. Sus amigos y familia son especiales para ella. Por todos, se pondría delante para protegerlo incluso de la criatura más feroz del mundo.

Eleanor es... extrañamente especial. Con propio estilo y forma. En un día la puedes ver como una pequeña chica normal, agradable y sencilla; y al otro día completamente diferente. A pesar de no gustarle mucho la atención sobre ella, aquella atención se le ve entregada voluntariamente pegada a su peculiaridad.

Orgullosa como ella sola, jamás acepta ayuda. Su vida, su mundo. Si no puede controlarlo, entonces alguien más lo hará, y terminaría perdida. De mentalidad abierta, pero claramente cerrada. Terca, incapaz de aceptar otras ideas además de las propias. No hay muchos aspectos que la hagan cambiar de opinión. Es terca, señores, y cuando se le mete algo a la cabeza hay muy pocas opciones que la hagan cambiar. Se mantiene firme a su decisión y a sus ideas. Luchadora, amante de los retos. Mientras más grandes, mejor; pues no se detiene hasta alcanzarlo, y muy pocas veces se da por vencida. Es una persona persistente.

Como terca e incapaz de aceptar que no puede hacer algo, se hizo con el título. Su personalidad se volvió frágil, por lo que al verse a sí misma, completamente inútil en todo, comenzó a estudiar Medicina, aunque la idea de ello, no fue especialmente suya. Además, los comentarios hacia ella le produjeron un trastorno de alimentación, bastante grande. Fuerte en cualquier aspecto, exceptuando su autoestima. No le gusta que la pisoteen, a menos que ella misma lo haga. Trata de mantener la calma y evitar los problemas. No los busca para nada, pero si llegaran a encontrarla, no baja la guardia, pues no le gusta mostrar el miedo. Porque del miedo, tus enemigos se alimentan, decía su padre.

Caprichosa. Sus padres le dieron cualquier cosa que pedía. Jamás obtuvo una negativa real, pues con unas cuantas lágrimas y morritos, lo conseguía. O batiendo sus pestañas. Sí. Manipuladora como ella sola.

Es buena, con quienes lo merecen. Bondadosa y alegre. Pero si le caes mal puede llegar a ser la persona más malvada del mundo. Cuando se enoja, Eleanor es la típica perra que siempre temes cruzar en tu vida diaria. Se mete en líos bastante seguido y siempre logra salir ilesa de ellos. Muchas personas la detestan por ser tan bitch en ese aspecto, pero lo que mucha gente no sabe es que en el fondo tiene un buen corazón.

Su humor siempre fue sarcástico y ácido. Srta. Realidad. Cruelmente realista, nunca se guardó sus pensamientos, mas tampoco habló de más. Es la típica chica fiestera, le gusta salir y divertirse. Es simpática y muy sociable, aunque a veces es algo malvada y suele ser hiriente con sus comentarios demasiado directos. ¿Sensibilidad? Por supuesto que tiene su lado sensible, aunque no visible. Eleanor puede llegar a ser muy retraída en este aspecto, pues no le gusta que la vean vulnerable. Las sonrisas salen en su cara, pero no más que eso.

Historia
Edward era un hombre de veinte años, cuando Clarisse; una joven de quince, se enamoró de él, y quedó embarazada de un pequeño niño. Los padres de ella, quedaron completamente destrozados al enterarse de ésto, y le pidieron que se fuese a vivir con quien la había mancillado, pero ésto a la chiquilla, no le importó. ¡Estaba locamente enamorada! Y Edward. Oh, Edward. Un hombre trabajador, adinerado y bueno; que la acogió feliz, también, porque la amaba.

Todo parecía iluminar a la familia Jones. Clarisse y Edward estaban felizmente casados, y enamorados. Tenían ya a un pequeño de seis años, que correteaba por casa, y hacía sus travesuras típicas; veía a su padre como un héroe, y a su madre como la persona más maravillosa del mundo.

Entonces, Clarisse quedó nuevamente embarazada. Nada parecía ir mal; pero las cosas cambiaron de la noche a la mañana, arrebatando felicidad y emoción a buenas personas. Edward era un padre esplendedor, un esposo como los mejores; que en una noche de tragos, se relacionó con otra mujer. Nunca la volvió a ver, por supuesto; pero Clarisse se enteró de alguna manera, y lo echó de casa. No aceptaría de ninguna manera, por mucho que lo amara, que alguien la engañase de aquella manera. No, cuando había sido ella, la que había sufrido más, teniendo que dejar a su familia, por casarse con él.

Los nueve meses pasaron tan rápido, que casi no lo notaron. Clarisse tuvo un par de gemelas, a las que llamó Clementine y Eleanor; como sus tías favoritas. Pero Edward quería volver, y estar con sus hijas. Lo siguiente que aconteció, jamás han sabido explicarlo bien; pero lo cierto es que ambos padres, se pusieron de acuerdo para criar a los niños. Clementine, con Edward; Eleanor y Jonah, con Clarisse. El hombre, entonces; cogió sus cosas y se fue de casa, incluso de país; pues le había salido una excelente oportunidad de trabajo, en Estados Unidos; y en Irlanda, el país de residencia para ese entonces, no podría ocupar el lugar prometido por su jefe.

Los años pasaron. Eleanor y Jonah, iban de visitas a Estados Unidos, veranos alternados; mientras que Clementine iba a Irlanda, igual. Parecían completamente capaces de criarse de aquella manera; pero Eleanor necesitaba de su padre con ella. Realmente le pegaba muchísimo, el tener que alejarse de él, y no verlo hasta dos veranos siguientes. Con su hermana, era todo diferente; no la soportaba, sencillamente. Quizá solo por envidia, de saber que ella tenía el privilegio de vivir con su padre; cuando ella solo lo veía de vez en cuando. Y con su madrastra, sí; la nueva esposa de su padre, era todo tan indiferente, que ni siquiera parecían familiares políticos. Aquella mujer tenía un hijo, de tres años más que las hermanas rubias; pero eso tampoco afectó demasiado a Eleanor. Simplemente, no vivía con él; no le importaba.

La vida de Eleanor, no fue del todo, digna de admirar. Sus recuerdos más felices, están con Jonah, su hermano; y un verano en que Clarisse se fue con ellos, a pasar las vacaciones a New York; y estuvo con sus dos padres, juntos.

Desde pequeña, fue la oveja negra; con una figura con curvas pronunciadas. No como la esbelta de Clementine, desde luego. En el colegio, era la peor en las clases de deporte, porque realmente se cansaba muchísimo al correr, o hacer demasiado esfuerzo físico; debido a su figura. Las quejas de su familia, se basaban especialmente en que comía demasiado; o porque perdía la ropa demasiado pronto; aunque, a decir verdad, jamás le hizo falta dinero, para comprarse otra camiseta, jean o vestido. Cuando iba de visita a New York, su padre hacía comentarios alusivos a su cuerpo, en tono burlón, por supuesto; y viendo que Clementine, su gemela, siempre fue tan bonita, perfecta y delgada; comenzó a cogerle cierta ojeriza, aunque la otra chica, solo quería una hermana, con la cual hablar de niños, o coletas.

Le avergonzaba, incluso a ella misma, ser gorda; como ella misma se decía a sí misma; aunque su peso estaba en el tope de lo normal para su edad.

Una vez creció, mientras se desarrollaba; su cuerpo cambió, aunque ella seguía teniendo sus complejos absurdos. La mayoría de las veces, Jonah la encontraba llorando en su cama, por no atraer a los niños del instituto, o no ser tan bonita como aquella niña espectacular y popular; como la llamaba Eleanor, al grupito de avejas reinas del lugar.

Su odio hacia Clementine, incrementó en el verano hace cuatro años. Viéndola perfecta, siendo la comidilla de la ciudad. Quizá ésta fue precisamente, una de las primeras veces en que su vida se derrumbó, hasta el punto en que decidió dañarse a sí misma, intentando adelgazar; aunque solo fuese una talla más que su hermana. Ella simplemente no lo veía así, de cualquier modo. Y por primera vez, vomitó. Y por segunda, tercera, cuarta; y muchas veces más, incontables. Perdiendo el control de su cuerpo, adelgazó si, pero ella no lo notó; y simplemente su estómago ya no aguantó nada más, produciéndole el vómito, sin tener que inducírselo a sí misma.

Dos veranos después de aquello, Jonah y ella, se fueron a viviar a New York. Más por petición de Eleanor a su madre, que otra cosa. La cosa, fue así: Viendo que su madre no pasaba demasiado tiempo en casa, y siendo que Jonah se iría a trabajar a la empresa de su padre; Eleanor quería vivir con él desde pequeña. ¡Vamos, mamá! Al menos, déjame ir a estudiar allá. Prometo venir todo el tiempo que pueda. Lo juro.; erna las peticiones típicas de ella; y no fue sino hasta que Clarisse aceptó, que la chica no dejó de insistir.

De éste modo, su padre la acogió en su casa, y le dio el dinero necesario para costearse la carrera de Medicina. Su esposa pegó el grito en el cielo, pero Eleanor era la hija de Edward, y no tenía ni voz ni voto, para negarse. Lo que divirtió de sobre manera al hijo de la mujer, que vivía molestando a Eleanor cuando podía. Y aunque no lo necesitase, Eleanor consiguió trabajo en varios lugares, antes que en la tienda de discos actual en donde trabaja; simplemente para hacer algo en los momentos libres que tenía, y no tener que vivir bajo la sombra de su hermana, que ya le había quitado mucho ya. La atención de su padre, la oportunidad de vivir con él, la belleza. Todo.

Y mientras estaba en su trabajo, a horario parcial; recibió un mensaje. A penas estaba comenzando en su trabajo; y ese mensaje perturbador, llegó. Un número desconocido, con un link a una página web. Esperó a salir de su trabajo, y cuando llegó a la casa de su padre; se metió en su laptop. ¿Una página vacía? Vamos. Eleanor no le dio demasiada importancia a éste hecho. Quiza había sido un error de móvil, y ya. Su sorpresa se incrementó, cuando al día siguiente, en la universidad, todos comentaban sobre ésto. ¿Que quién era? ¿Que qué era? ¿Qué importaba? Era una página vacía, y no pasaría nada drástico que cambiase algo ¿verdad?


Familia
Edward Jones ▬ Padre. 48 años. Ingeniero en Telecomunicaciones.
Para Eleanor, su padre es su héroe personal, su todo. No hay persona más importante para ella, que él; y claro, su hermano, pero es diferente. a Edward le admira muchísimo, y siempre ha querido vivir con él, quizá porque el hombre es tan bueno con ella, que le da añoranza. Siempre recrimina el que haya engañado a su madre, de lo que se ha enterado hace poco; pero es su papá, y jamás podrá decirle que le odia, por algo así. Pero sí le ha hecho falta, desde siempre; y ahora que vive en su casa, pretende recuperar el tiempo perdido.
Clarisse Henderson ▬ Madre. 42 años. Enfermera.
Con su madre, las cosas son algo frías, aunque no hasta el punto de la indiferencia. Eleanor quiere a su madre, por supuesto; y la mujer la adora; pero las cosas entre ambas, no se han dado del todo bien, ni siquiera cuando la rubia estaba pequeña. Su madre siempre estuvo alli, para comentarle algo despectivamente, con respecto al peso de su hija; y aunque no quiera aceptarlo, son cosas que le pegaron muy en el fondo, a Eleanor.
Jonah Jones ▬ Hermano mayor. 27 años.
Jonah y ella son... los mejores amigos. Es seis años mayor, razón por la cual él vive molestándola; y sobre protegiéndola demasiado. Los recuerdos más felices de Eleanor, están junto a su hermano, a quien admira de sobre manera, y por el cual daría todo. No le ha dicho sobre sus problemas alimenticios, porque teme que se decepcione de ella.
Clementine Jones ▬ Hermana gemela. 21 años.
Clementine es tan dulce y amable con todos, que Eleanor le tiene la más pura envidia. Por su vida perfecta y feliz, con su padre; por su belleza, y por su personalidad. Porque ha tenido todo lo que ella siempre ha querido, y nunca ha podido, por diferentes razones. A su padre, porque a su mamá se le ocurrió la genial idea de entregarle a Clementine, y no a ella; una figura bonita, a causa de su amor por la comida; y un sin fin de razones más, que ni siquiera tienen sentido; pero están allí, latentes.
Amaranta { Jones } Roberts ▬ Madrastra. 40 años. Profesora.
Para suerte de la casa, Amaranta y Eleanor, no coinciden demasiadas veces en la casa; pues los comentarios de la mujer, podrían hacer explotar de alguna manera, a la rubia, con una facilidad increíble. Clementine soporta a la mujer, solo porque ha vivido con ella desde pequeña; pero Eleanor, que llegó hace dos años y poco más, a New York, ni siquiera se le pasaría por la cabeza, ser amable con la esposa de su papá; simplemente, porque siempre ha deseado que sus padres vuelvan a unirse.
Christian O'Conner ▬ Hermanastro. 24 años.
Con él, las cosas en un principio, fueron simples. Tú por allá, yo por aquí. Christian estuvo encantado, cuando la jovencita llegó a estropear la vida perfecta de su madre, quizá porque de perfecta, no tenía nada; así que, desde le principio, Eleanor le cayó bien. Cosa que ocultaba un poco, molestando a la chica, y su manía por hacer cosas, mientras estaba fuera de clases. Mientras tanto, Eleanor a comenzado a sentir cosas por él, cosas que no sabe qué son, pero le aterran ¡Es mi hermanastro, santísimo Jesús Bendito!
Otros Datos
► Su hermana tiene una perrita de alguna raza endemoniada, a la cual llamó Hakuna; y Eleanor le ha dado algunas veces, pequeñas patadas para sacarla de su habitación. Le teme demasiado; hasta el punto de pedirle ayuda a Clementine para que la saque, cuando la perrita se pone molesta.
► Algunos fines de semana, se queda en casa de su hermano, y le hace las comidas; mientras charlan de trivialidad. Realmente le gusta mucho, pasar tiempo con él.
► Tiene un Nissan, obsequio de su padre, cuando cumplió veinte años. Lo cuida demasiado; hasta el punto de no llevárselo a la universidad, por miedo a que se estropée; aunque cuando va retardada, debe hacerlo.
► Nunca lo ha mencionado a nadie, más porque en Irlanda no contaba de demasiadas amigas, y en New York ya es cuento pasado; pero perdió su virginidad, con un chico mayor, el cual la dejó al día siguiente de esa noche loca. De volver a encontrarlo, realmente lo golpearía hasta sangrar, tal vez.
► Tiene un cuaderno aparte del de sus apuntes universitarios; en donde escribe canciones que aún no ha logrado acabar. Le gusta la música, y ésta llega a su mente, cuando se encuentra inspirada. Lo esconde debajo de su colchón de cama, por miedo a que alguien lo lea. Se avergüenza de sus escritos; aunque no son del todo malos.

» Thanks Wondié♥


What are you hiding?

El secreto mejro escondido es aquel que sale a la luz a tiempo y se olvida con facilidad. No te olvides que observo cada paso que das.
Modelo De haber leido las Reglas prteciente a la administracion, cualquier uso de esto fuera del foro sera denunciado como plagio


Última edición por Eleanor G. Jones el Dom Ene 13, 2013 6:39 pm, editado 2 veces
avatar
Eleanor G. Jones
EstudianteUniversity
Estudiante ๑ University

Mensajes : 17
Dinero : 54049
Fecha de inscripción : 13/01/2013
Empleo : Empleada de la tienda de discos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eleanor G. Jones ▬ ID.

Mensaje por Alizée B. VannHilt el Dom Ene 13, 2013 3:51 pm

Ficha Aceptada
Bienvenido al Foro nuevo Usuario.
Recuerda realizar tus cronologías y relaciones.
Mantente activo ya que si no es asi tus regstros seran liberados.
Recuerda que todos son victima de "Revenge" por ende cuidate las espaldas.



once upon a time

I am strong, but love is evil. It's a version of perversion that is only for the lucky people. Hit me like a man, love me like a woman. Found the Devil deep inside, can't you see I'm what I wanted ♥️
avatar
Alizée B. VannHilt
Estudiante εïз Socialité
Estudiante εïз Socialité

Mensajes : 31
Dinero : 56931
Fecha de inscripción : 10/10/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.