Y después de unos días de tranquilidad viene la tormenta (Cedric O. Brandon)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Y después de unos días de tranquilidad viene la tormenta (Cedric O. Brandon)

Mensaje por Juliet S. Ford el Mar Feb 05, 2013 12:31 am


8:00am Θ Invierno Θ Hospital Mercy Rose Θ Juliet S. Ford & Cedric O. Brandon

Primera hora de la mañana y yo ya estaba allí, tan puntual como de costumbre. Llevaba una semana en el hospital y a decir verdad todo me iba bastante bien. El cirujano que iba a ''enseñarme'' había estado de vacaciones todos esos días y yo iba un poco a mi rollo; me metía en un box, miraba y ayudaba, así siempre. No tenía ni idea de como sería ese señor, aunque por lo que había escuchado me imaginaba a un viejo bastante amargado y borde.

Subí a la planta correspondiente y me senté en la sala de descanso que tenían en el hospital. Observé durante un buen rato a la gente; familias que paseaban preocupadas, camillas, doctores dando explicaciones. Pero de mi ''controlador'' por así decirlo, nada.

Crucé mis piernas y finalmente, tras un rato esperando decidí ir a la máquina de café y hacerme uno. Más que nada porque como siguiese sin hacer nada, me iba a quedar dormida.
Credits to Rapture


Última edición por Juliet S. Ford el Mar Feb 05, 2013 9:34 am, editado 1 vez





And my mates are all there trying to calm me down 'Cause I'm shouting your name all over town I'm swearing if i go there now I can change your mind turn it all around. And I know that I'm drunk but I'll say the words. And she'll listen this time even though they're slurred. Dialed her number and confess to her. I'm still in love but all I heard was nothing.
avatar
Juliet S. Ford
EstudianteUniversity
Estudiante ๑ University

Mensajes : 27
Dinero : 51810
Fecha de inscripción : 04/02/2013
Empleo : Estudiante en practicas en hospital ''Mery Rose''

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y después de unos días de tranquilidad viene la tormenta (Cedric O. Brandon)

Mensaje por Cedric O. Brandon el Mar Feb 05, 2013 9:22 am

Y después de unos días de tranquilidad, viene la tormenta

No sabía cómo me las había terminado de arreglar para no llegar tarde a la presentación con los alumnos que tenía que supervisar, de alguna manera me había despertado con el tiempo justo y mucho dolor de cabeza, por supuesto la culpa había sido como siempre del alcohol que había ingerido el día anterior, cuando el recuerdo de Clarissa me había perseguido hasta llegar a un bar; esa misma tarde tenía sesión con el psicólogo del hospital, supuestamente por supuesto, ya que recordaba haber faltado con toda probabilidad al menos a las tres o cuatro últimas. Nadie se sentía con ánimo de obligarme a acudir, ni siquiera mi jefe, ni mucho menos el propio psicólogo. Todos confiaban en que estuviera superando lo de mi ex a mi manera y era evidente que ninguno sabía de mi problema de adicción; por suerte no había bebido tanto como para alegar enfermedad y no acudir al trabajo, ¿qué imagen daría si el primer día dejaba a esos estudiantes a su libre albedrío? Mejor ir preparándoles de manera clara. Conmigo no iban a aprobar a menos que se dejasen la piel en el trabajo. Después de una pequeña reunión en el despacho de mi jefe salí directo al mío, un ibuprofeno y medio después me veía capaz de soportar a cuatro jóvenes hormonales y sus preguntas irritantes. No era la primera vez que tenía estudiantes de prácticas a mi cargo, ya sabía cómo funcionaba todo aquello.

Como de costumbre, me había aprendido a la perfección los nombres de aquellos cuatro chicos, dos chicas y dos chicos, mejor dicho, y por supuesto su historial y expediente académico y sus fotos, de manera que no me resultó complicado reconocer a una de ellas junto a la máquina de cafés, de camino a la sala donde debían estar convocados: -Mal empieza si es impuntual, señorita Ford-le dije en voz alta entre dientes, sin dirigirle más que una breve mirada, y sin frenar por supuesto en mi camino hacia la sala de prácticas. Sabía quien era aquella chica. Había oído hablar de ella. Hija del doctor Ford. Uno de los cirujanos más reconocidos de ese mismo hospital. Si había algo que funcionaba bien en ese país era la demagogia y por supuesto, se representaba a la perfección también en el hospital, ¿por qué habría una chica como ella, entrado a formar parte del equipo de los privilegiados, de no ser por su apellido? Su padre debía haber movido unos hilos importantes desde luego. Se decía que era buena, pero yo no iba a creerlo hasta que no lo viese con mis propios ojos.

Tres de los cuatro estudiantes ya estaban allí reunidos, charlando entre ellos aunque su parloteo cesó inmediatamente cuando entré por la puerta y me apoyé sobre la mesa, presentándome: -Soy el Doctor Brandon y desde ahora su supervisor. Si son tan amables de decirme sus apellidos-desde luego los sabía, pero no iba a ponerlo de manifiesto, además, no pensaba dirigirme a ellos por su nombre de pila, a ninguno de los cuatro.


Blame it on my A.D.D. baby
avatar
Cedric O. Brandon
HabitantesTrabajadores
Habitantes ๑ Trabajadores

Mensajes : 26
Dinero : 52258
Fecha de inscripción : 18/01/2013
Empleo : Cirujano

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y después de unos días de tranquilidad viene la tormenta (Cedric O. Brandon)

Mensaje por Juliet S. Ford el Mar Feb 05, 2013 9:46 am


8:00am Θ Invierno Θ Hospital Mercy Rose Θ Juliet S. Ford & Cedric O. Brandon

Ya no sabía que más hacer; había llegado puntual y aún no había nadie por allí. Suspiré mientras daba el primer trago a mi café, notando el quemazón del mismo que bajaba por la garganta.Mi mirada estaba observando absolutamente todos los movimientos, por si acaso veía al Doctor Brandon, pero nada, ahí no había ni Dios.

Pasé mi mano por el pelo y me apoyé en la maquina de café, dejando de lado un poco mi tan irritable impaciencia. Odiaba la impuntualidad y por lo visto en ese sitio estaba lleno de gente que no llevaba un reloj en su muñeca. Vi a lo lejos a mi padre que me sonrió con amabilidad, le devolví la sonrisa pero sin muchas ganas, no quería empezar de esa forma, conocía mucho a las personas y antes de creer que estaba allí por mis méritos propios, pensarían que estaba ahí por un claro enchufe de mi padre.

De pronto, escuché una voz de un hombre no mucho más mayor que yo dirigiéndose a mí. Alcé la vista y miré realmente mal a ese chico. ¿Ahora me iba a venir uno a decir lo que tenía que hacer y lo impuntual que era?- ¿Por qué no te metes en tus asun.. -Me quedé callada de golpe cuando vi en su chapa, el nombre de Cedric O. Brandon. ¿Ese hombre era mi supervisor?

Suspiré agachando la mirada y fui tras él a una salita bastante escondida, donde estaban ya todos los demás becarios. Perfecto, encima daba la imagen de impuntual cuando seguramente había sido la primera. Miré a todos y saludé levemente con la cabeza, escuchando como el Doctor preguntaba por nuestros apellidos. Me quedé callada hasta la última porque sabía que en cuanto dijese mi nombre, estaría perdida.- Ford.. Juliet Ford. -Dije finalmente mientras miraba a los demás, que habían clavado su mirada en mí en cuanto pronuncié mi apellido.
Credits to Rapture


Última edición por Juliet S. Ford el Jue Feb 07, 2013 3:54 am, editado 1 vez





And my mates are all there trying to calm me down 'Cause I'm shouting your name all over town I'm swearing if i go there now I can change your mind turn it all around. And I know that I'm drunk but I'll say the words. And she'll listen this time even though they're slurred. Dialed her number and confess to her. I'm still in love but all I heard was nothing.
avatar
Juliet S. Ford
EstudianteUniversity
Estudiante ๑ University

Mensajes : 27
Dinero : 51810
Fecha de inscripción : 04/02/2013
Empleo : Estudiante en practicas en hospital ''Mery Rose''

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y después de unos días de tranquilidad viene la tormenta (Cedric O. Brandon)

Mensaje por Cedric O. Brandon el Miér Feb 06, 2013 5:58 pm

Y después de unos días de tranquilidad, viene la tormenta
Esperé a que todos terminasen de presentarse, haciendo prácticamente caso omiso del retraso de la señorita Ford, quien había estado en el mismo pasillo segundos antes de que yo entrase por la puerta, salvo por el pequeño comentario que puntualicé sin mirarla aunque quedaba claro que me refería a ella por mucho que mi vista estuviese ocupada en la lista que tenía frente a mí: -Por regla general no tolero la impuntualidad, si vuelve a llegar un solo minuto tarde, que no se moleste en entrar al hospital. Ese día no habrá prácticas para usted. Y eso va por todos-por supuesto, no iba a tolerar la más mínima falta de parte de ninguno de ellos, yo era el supervisor aquí y el encargado de enseñarlos que un minuto podía ser la diferencia entre la vida y la muerte de una persona y cuanto antes aprendiesen a trabajar bajo presión iba a ser mejor para ellos. Sonreí de lado al observar la reacción que tenían los otros tres alumnos ante la mención de "la enchufada" a la que habían reconocido de la misma manera que yo, por su apellido; incluso dejé que durante un par de segundos le prestasen más atención a ella que a mí antes de volver a dirigirlos a mi terreno.

-Espero lo mejor de mis estudiantes de la misma manera que yo doy lo mejor de mí, vienen aquí para aprender, señores. Así que si alguno de ustedes no está dispuesto a rendir al máximo es libre de abandonar esta sala-apunté señalando a la puerta e incluso esperé un movimiento que por supuesto no llegó. Todos años era lo mismo, ninguno quería quedar como un cobarde pero pocos conseguían llevar al nivel que exigía de ellos: -Perfecto-dije después, recogiendo tres de las cuatro carpetas que había sobre la mesa y repartiéndoselas a los alumnos congragdos a la derecha, ignorando por el momento la presencia de la señorita Ford: -Estos van a ser sus primeros pacientes-indiqué: -Su obligación es la de atenderles durante todo este turno, estudiar su historial médico y realizar un diagnóstico. Si necesitan alguna consulta, yo estaré por aquí. Ninguno de ellos está ingresado, así no correrán el riesgo de matar a nadie en su primer día pero aún así, por favor, no queremos demandas en este hospital-repuse sarcástico y esa fue mi despedida, uno a uno fueron abandonando el aula menos la señorita Ford, por supuesto, a quien no había dado su propia carpeta, como pequeño castigo por su falta de respeto hacia mí, debía haber estado en la sala antes que yo.

-¿Cuanto cree que sabe de hospitales, señorita?-pregunté con tono burlón, cruzándome de brazos mientras me relajaba apoyado contra el escritorio. Tenía un trabajo muy diferente para la joven de ojos bonitos que tenía en ese momento frente a mí. La hija de uno de los médicos más respetados por allí y por lo tanto, alguien que no merecía haber llegado tan alto.


Blame it on my A.D.D. baby
avatar
Cedric O. Brandon
HabitantesTrabajadores
Habitantes ๑ Trabajadores

Mensajes : 26
Dinero : 52258
Fecha de inscripción : 18/01/2013
Empleo : Cirujano

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y después de unos días de tranquilidad viene la tormenta (Cedric O. Brandon)

Mensaje por Juliet S. Ford el Jue Feb 07, 2013 4:08 am


8:00am Θ Invierno Θ Hospital Mercy Rose Θ Juliet S. Ford & Cedric O. Brandon

Notaba como mi corazón estaba bastante excitado por los nervios, odiaba quedar mal delante de la gente y justo eso era lo que estaba haciendo. Perfecto, tenía de supervisor a un tío que como mucho llevaba trabajando en un hospital dos años, quizá hasta sabía yo más que él, no me extrañaría mucho.

La gente se quedó callada en cuanto dije mi nombre y pude ver como en la cara del Doctor Brandon había una pequeña risa de lado que me decía claramente: ''jódete''. Suspiré un par de veces intentando mantener la calma y no decir lo que mi cabeza pensaba. Estaba ahí por mi madre y si me había tocado un supervisor algo imbécil y estúpido, haría lo posible para que me dejase tranquilita. Era lo mejor.

Cedric empezó a repartir carpetas a todos menos a mí, mientras, por supuesto, seguía echando indirectas que claramente las estaba pillando al vuelo. Este se pensaba que era tonta y nací ayer, pues lo llevaba claro. Sonreí con mucha falsedad viendo como todos mis compañeros salían de la sala. Era la hija de un cirujano muy importante, ¿y? Envidia era lo que tenían todos. No me conocían y ya se pensaba que era la enchufada de papá, que gran criterio... ¿Habían llegado solos a esa conclusión o se lo enseñaron en parvulario?

Una vez todos salieron de la sala, mi mirada se clavó con algo de rabia y asco al Doctor Brandon. Por lo visto yo iba a ser la diferente y me iba a hacer trabajar de forma distinta. Si pretendía que cambiase culos, pues lo haría. De hecho no había trabajo más fácil que ese. En cuanto menos se lo esperase iría a la sala de laboratorio y cogería lo que yo creyese indicado para empezar la investigación de la enfermedad de mi madre.

La pregunta que el ''supervisor'' realizó a continuación hizo que me saliese una carcajada de lo más sarcástica.- Lo suficiente como para haber sacado matrícula de honor en la universidad y haber conseguido que me pusieran en este hospital. ¿Y usted cuánto sabe de tratar a las personas? -Pregunté de igual forma mientras mi sonrisa se iba yendo de mi boca y me quedaba en total seriedad.- Si lo que quiere es hacerme un examen sobre mis estudios y conocimientos, adelante. Es usted libre de hacer todo lo que desee conmigo, para algo es supervisor.

Esa fue mi última frase antes de volver a mirarle con una sonrisa de lo más falsa.- Pero creo que si tanto sabe de hospitales debe saber que mientras estamos hablando, hay gente enferma que necesitará su ayuda. Los minutos cuentan, Doctor Brandon. -Crucé mis brazos mientras esperaba su gran contestación y empezar a trabajar que para eso había ido.
Credits to Rapture


Última edición por Juliet S. Ford el Mar Feb 12, 2013 3:22 pm, editado 1 vez





And my mates are all there trying to calm me down 'Cause I'm shouting your name all over town I'm swearing if i go there now I can change your mind turn it all around. And I know that I'm drunk but I'll say the words. And she'll listen this time even though they're slurred. Dialed her number and confess to her. I'm still in love but all I heard was nothing.
avatar
Juliet S. Ford
EstudianteUniversity
Estudiante ๑ University

Mensajes : 27
Dinero : 51810
Fecha de inscripción : 04/02/2013
Empleo : Estudiante en practicas en hospital ''Mery Rose''

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y después de unos días de tranquilidad viene la tormenta (Cedric O. Brandon)

Mensaje por Cedric O. Brandon el Mar Feb 12, 2013 3:14 pm

Y después de unos días de tranquilidad, viene la tormenta
Me crucé de brazos después de hacer crujir los nudillos de ambas manos, apoyado sobre la mesa con cierta diversión. Ese era el problema, había pocas cosas que a esas alturas me divertían, no había sido siempre ese hombre evasivo y desagradable, Clarissa me había hecho reír como nadie que yo recordase, pero desde que ella había fallecido no encontraba gracia en casi nada. Lo bueno de tener alumnos que creyesen que por tener un expediente excelente lo sabían todo era el placer de hacerles ver que aquello no era así. Todavía estaba contando los segundos que faltaban para que uno de ellos, de los que había mandado a atender pacientes, entrase en la sala solicitando mi ayuda. Siempre pasaba, no sería nada nuevo. Suspiré cuando escuché la explicación de mi alumna, ahí estaba, la maldita universidad, uno se doctoraba con un máster y ya pensaba que lo sabía todo: -Eso demuestra lo poco que en realidad sabe-apunté: -Esto es la vida real, señorita Ford. No un estúpido simulacro que haya podido realizar de manera correcta en una clase con cincuenta chiquillos más como usted-yo también había estudiado medicina, sabía exactamente que hasta que no pisabas un sitio de éstos no podías jactarte de nada.

¿Mi manera de tratar a las personas? Sabía que no era buena. No me importaba. De hecho estaba contento con mi comportamiento. Sabía que la mayoría de mis pacientes no me soportaban, pero les salvaba la vida que a fin de cuentas era lo que contaba: -No espere que le trate como una princesa por ser quien es-no me sorprendía que hubiese recibido un trato preferente por parte de sus profesores o su tutor, pero conmigo eso no funcionaba así. Señalé una carpeta un poco más amplia que descansaba sobre la mesa, haciendo gala de mi capacidad para comunicarme sin utilizar las palabras; como había dicho no toleraba la impuntualidad, de manera que cualquier persona que estuviese a mi cargo debía ser constante en su horario de trabajo, precisamente por eso la señorita Ford estaría lejos de atender pacientes: -Treinta casos, todos ellos para usted-le sonreí como si hubiese ganado la lotería cuando aquello trataba más de un castigo.

-No se preocupe por mi tiempo, señorita. Lo bueno de ser cirujano es precisamente tener las operaciones concertadas-me burlé mirando el reloj y calculando el tiempo: -Tiene quince minutos para resolverlos todos, cada fallo cuenta y puede supone que no en su favor, mientras tanto creo que iré a tomar un café. Buena suerte... princesa-añadí después en tono burlón antes de salir por la puerta, dejándola allí con su trabajo.


Blame it on my A.D.D. baby
avatar
Cedric O. Brandon
HabitantesTrabajadores
Habitantes ๑ Trabajadores

Mensajes : 26
Dinero : 52258
Fecha de inscripción : 18/01/2013
Empleo : Cirujano

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y después de unos días de tranquilidad viene la tormenta (Cedric O. Brandon)

Mensaje por Juliet S. Ford el Mar Feb 12, 2013 3:39 pm


8:00am Θ Invierno Θ Hospital Mercy Rose Θ Juliet S. Ford & Cedric O. Brandon

Mi mirada estaba clavada en la del Doctor y podía notar como la suya también lo estaba en la mía. No entendía muy bien el porqué de tratarme de esa forma tan poco profesional, pero tampoco iba a ponerme demasiado nerviosa. Era una chica más que había llegado ahí por mis propios métodos y al parecer nadie podía creer que yo solita pudiese hacer eso sin necesitar la ayuda de mi padre.

Tal y como imaginaba mi supervisor no se quedó callado, de hecho parecía tener respuestas para todo. Sonreí de lado con algo de rabia al escuchar su contestación tan poco apropiada y por supuesto, tan borde y tajante como todas las que había recibido por su parte.- No ponga en duda mis conocimientos, si después me dice que estos no tienen nada que ver. -Encogí mis hombros y esta vez lo miré realmente mal.

El simple hecho de que una persona me juzgase sin conocerme me sacaba de mis casillas. Desde pequeña había estado siempre a la sombra de mi padre; ''¿Tu padre es el Doctor Ford? Vaya.. tendrás la vida hecha.'' Pues no, de hecho mientras mi madre enfermaba, la que se tenía que quedar en casa cuidándola era yo, ya que mi padre estaba muy ocupado trabajando en el hospital.

Suspiré de manera inmediata, cuando sus palabras fueron: ''ser quien es''. Alcé una ceja y por un momento bajé la mirada, porque si en ese momento la dejaba en él sabría el asco que le estaba cogiendo en menos de un segundo.- ¿Quién soy? ¿La hija del Doctor Ford? -Pregunté de forma retórica.- ¿Y? ¿No tiene usted familia y siente envidia de que yo tenga un padre? -Seguí preguntando, aunque esta vez con bastante sarcasmo y mal humor.- Espero Doctor Brandon, que no se piense que por ser quien soy va a poder hacer lo que quiera conmigo. He tenido muchos profesores como usted. De esos que se piensan que por ser quien soy lo tengo todo mucho más fácil y por lo tanto vienen y presionan. -Sonreí de lado y cogí un poco de aire.- Le aseguro, ''supervisor'', que si he podido con ellos, podré con usted.

Al acabar la frase, observé la carpeta que me tenía preparada para mí; treinta casos diferentes los cuales tenía que resolver en quince minutos. Por un momento estuve tentada en tirarle todos esos papeles en la cabeza, pero eso era lo que él quería. No tardó demasiado en decir que él se iba a tomar un café y que obviamente esperaba los papeles. Yo, en cambio me quedé donde estaba, sentándome y sacando un bolígrafo de la pequeña mochila que había traído. ¿Quería sus casos resueltos? Pues los iba a tener, y mucho mejor de lo que él mismo lo hubiese podido resolver.

Gilipollas.. -Murmuré en cuanto salió de allí. Miré todos esos casos, había absolutamente de todo.. No sabía como iba a hacerlo, pero si quería podía.

Quince minutos más tarde, ya tenía todo hecho. No es que me considerase muy buena, pero digamos que el caso de mi madre era muy peculiar y que para querer buscar una solución, había tenido que estudiar muchísimo, así que eso lo tenía dominado.

Salí de la sala donde me encontraba y fui a buscar al Doctor Brandon, que estaba tomándose su aguado café.- Ten, aquí lo tiene. -Dije en un tono serio y sin tener ninguna intención de sentarme a su lado. Lo más lejos que estuviese de ese, mejor.
Credits to Rapture





And my mates are all there trying to calm me down 'Cause I'm shouting your name all over town I'm swearing if i go there now I can change your mind turn it all around. And I know that I'm drunk but I'll say the words. And she'll listen this time even though they're slurred. Dialed her number and confess to her. I'm still in love but all I heard was nothing.
avatar
Juliet S. Ford
EstudianteUniversity
Estudiante ๑ University

Mensajes : 27
Dinero : 51810
Fecha de inscripción : 04/02/2013
Empleo : Estudiante en practicas en hospital ''Mery Rose''

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y después de unos días de tranquilidad viene la tormenta (Cedric O. Brandon)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.